Prevención de blanqueo de capitales: todo lo que necesitas saber - Servicios Edac
16833
post-template-default,single,single-post,postid-16833,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Prevención de blanqueo de capitales: todo lo que necesitas saber

A día de hoy, todas las personas jurídicas están obligadas a llevar a cabo políticas de prevención del blanqueo de capitales, ya que todas podrían ser fuentes de comisión de delitos según la legislación actual. En este artículo te explicamos qué es el blanqueo de capitales, quiénes deben cumplirlo y cómo.

 

¿Qué se entiende por Blanqueo de Capitales?

Cuando hablamos de blanqueo de capitales debemos entender como tal, la conversión o transferencia de bienes para ocultar su origen de carácter ilícito.

El blanqueo de capitales consta de 3 fases: colocación, encubrimiento e integración; las cuales pueden llevarse a cabo de una manera muy compleja o ser integradas en una única operación.

La prevención del blanqueo de capitales está regulada en la Ley 10 2010 del 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo. Esta ley distingue entre dos tipos de sujetos obligados: financieros y no financieros. En el caso de que los sujetos obligados estén integrados en una organización (por ejemplo; un despacho o una empresa), el obligado será la organización.

¿Quiénes están obligados al cumplimiento de la prevención de blanqueo de capitales?

Los sujetos financieros obligados son:

  • Las entidades de crédito.
  • Las entidades aseguradoras autorizadas para operar en el ramo de vida y los corredores de seguros cuando actúen en relación con seguros de vida u otros servicios relacionados con inversiones, con las excepciones que se establezcan reglamentariamente.
  • Las empresas de servicios de inversión.
  • Las sociedades gestoras de instituciones de inversión colectiva y las sociedades de inversión cuya gestión no esté encomendada a una sociedad gestora.
  • Las entidades gestoras de fondos de pensiones.
  • Las sociedades gestoras de entidades de capital-riesgo y las sociedades de capital-riesgo cuya gestión no esté encomendada a una sociedad gestora.
  • Las sociedades de garantía recíproca.
  • Las personas que ejerzan profesionalmente actividades de cambio de moneda.

 

Los sujetos no financieros obligados son:

  • Los servicios postales respecto de las actividades de giro o transferencia.
  • Las personas dedicadas profesionalmente a la intermediación en la concesión de préstamos o créditos, así como las personas que, sin haber obtenido autorización como establecimientos financieros de crédito, desarrollen profesionalmente alguna de dichas actividades.
  • Los promotores inmobiliarios y quienes ejerzan profesionalmente actividades de agencia, comisión o intermediación en la compraventa de bienes inmuebles.
  • Los auditores de cuentas, contables externos o asesores fiscales.
  • Los notarios y los registradores de la propiedad, mercantiles y de bienes muebles.
  • Los abogados, procuradores u otros profesionales independientes cuando participen en la concepción, realización o asesoramiento de operaciones por cuenta de clientes relativas a la compraventa de bienes inmuebles o entidades comerciales, la gestión de fondos, valores u otros activos, la apertura o gestión de cuentas corrientes, cuentas de ahorros o cuentas de valores, la organización de las aportaciones necesarias para la creación, el funcionamiento o la gestión de empresas o la creación, el funcionamiento o la gestión de fideicomisos («trusts»), sociedades o estructuras análogas, o cuando actúen por cuenta de clientes en cualquier operación financiera o inmobiliaria.
  • Las personas que con carácter profesional y con arreglo a la normativa específica que en cada caso sea aplicable presten los siguientes servicios a terceros: constituir sociedades u otras personas jurídicas; ejercer funciones de dirección o secretaría de una sociedad, socio de una asociación o funciones similares en relación con otras personas jurídicas o disponer que otra persona ejerza dichas funciones; facilitar un domicilio social o una dirección comercial, postal, administrativa y otros servicios afines a una sociedad, una asociación o cualquier otro instrumento o persona jurídicos; ejercer funciones de fideicomisario en un fideicomiso («trust») expreso o instrumento jurídico similar o disponer que otra persona ejerza dichas funciones; o ejercer funciones de accionista por cuenta de otra persona, exceptuando las sociedades que coticen en un mercado regulado y estén sujetas a requisitos de información conformes con el derecho comunitario o a normas internacionales equivalentes, o disponer que otra persona ejerza dichas funciones.
  • Los casinos de juego.
  • Las personas que comercien profesionalmente con joyas, piedras o metales preciosos.
  • Las personas que comercien profesionalmente con objetos de arte o antigüedades.
  •  Las personas que ejerzan profesionalmente las actividades a que se refiere el artículo 1 de la Ley 43/2007, de 13 de diciembre, de protección de los consumidores en la contratación de bienes con oferta de restitución del precio.
  •  Las personas que ejerzan actividades de depósito, custodia o transporte profesional de fondos o medios de pago.
  • Las personas responsables de la gestión, explotación y comercialización de loterías u otros juegos de azar respecto de las operaciones de pago de premios.
  • Las personas físicas que realicen movimientos de medios de pago, en los términos establecidos en el artículo
  • Las personas que comercien profesionalmente con bienes.
  • Las fundaciones y asociaciones.
  • Los gestores de sistemas de pago y de compensación y liquidación de valores y productos financieros derivados, así como los gestores de tarjetas de crédito o débito emitidas por otras entidades.

Todos estos sujetos deben tomar las debidas precauciones para evitar incurrir en la modalidad imprudente del delito de blanqueo de capitales, tipificada en el artículo 301.3 del Código Penal, pudiendo ser condenados a multas de hasta el triple del importe defraudado.

¿Qué obligaciones se han de cumplir en la prevención de blanqueo de capitales?

Las obligaciones principales que deben cumplir éstos sujetos son:

  • Designar un interlocutor ante el SEPBLAC (Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias). Dicho interlocutor debe ser Administrador o Directivo.
  • Elaborar un Informe de Autoevaluación de Riesgo (el propio SEPBLAC facilita una ficha).
  • Disponer de un órgano de control interno, responsable de aplicar las políticas y procedimientos de prevención de blanqueo de capitales. Éste órgano deberá realizar revisiones periódicas documentadas y estar separado funcionalmente de la Auditoría Interna.
  • Elaborar un Manual de Prevención de Blanqueo de Capitales, que deberá incluir políticas de admisión de clientes.
  • Realización de un Examen Externo (distinto a la Auditoría de Cuentas), cuyo informe deberá remitirse al Consejo de Administración.

La mejor opción para adaptarse es realizar una buena formación al respecto. Son muchos los despachos profesionales con departamento jurídico que imparten cursos para minimizar los riesgos derivados de esta normativa.

Nuestro departamento jurídico de Barcelona ha realizado un decálogo de acciones a seguir, para dar cumplimiento a la ley de blanqueo de capitales, y poder así optar a una mejor organización del trabajo y disponer de todos los medios necesarios para proteger nuestra empresa.
Ricardo Solís

Departamento Jurídico Asesoría Edac



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies