¿Son válidas las grabaciones de audio o vídeo como prueba documental en un juicio? - Servicios Edac
17351
post-template-default,single,single-post,postid-17351,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

¿Son válidas las grabaciones de audio o vídeo como prueba documental en un juicio?

VALIDEZ DE LAS GRABACIONES DE AUDIO Y VÍDEO COMO PRUEBA DOCUMENTAL

 

INTRODUCCIÓN

En los procedimientos judiciales, el resultado favorable o desfavorable del mismo recae en la habilidad de poder probar los hechos alegados por las partes. Esto que a simple vista parece totalmente lógico, en la práctica no lo es, puesto que hay hechos que constituyen una verdadera “prueba diabólica” para aquella parte que ve en la imposibilidad de probar unos hechos, porque quien realmente puede acreditarlos es la parte contraria y evidentemente no facilitará dicha prueba.

Esto quiere decir que la sencilla teoría de “hay que probar los hechos” se convierte en algo complicado puesto que para probar los hechos que dejan en evidencia a una persona, muchas veces necesitas que esa persona te facilite las pruebas. Evidentemente, la persona no lo va a hacer, y ahí es el punto en el que reside la complicación de los juicios.

En estas situaciones, en las que nos encontramos ante un “callejón sin salida” es cuando cabría hablar de medios alternativos para probar los hechos alegados, y entre ellos se encuentran las grabaciones de conversaciones, bien mediante medios audiovisuales o mediante grabaciones de voz.

Muchas personas se preguntan a diario si son válidas las grabaciones de vídeo como prueba en un juicio o si se pueden presentar notas de voz como prueba en un juicio también. A continuación, pretendemos resolver algunas de las dudas más comunes relativas a las pruebas de audio en un juicio, a la posibilidad de grabar conversaciones y presentarlas como prueba o incluso a la grabación de vídeos para presentar en juicios. 

La doctrina que se ha venido sosteniendo por la jurisprudencia, es aplicable a cualquier rama del derecho en la que pretenda hacerse valer, siempre que se sigan unas condiciones establecidas.

¿SON ADMISIBLES LAS GRABACIONES DE AUDIO Y DE VÍDEO? CONFRONTACIÓN CON EL DERECHO DE IMAGEN Y EL DERECHO DE INTIMIDAD

Estos medios son aceptados en derecho como prueba siempre que reúnan los requisitos marcados por el Tribunal Supremo y por el Tribunal Constitucional.

Resulta evidente que la grabación, bien de audio o de vídeo, puede violar el Derecho de Imagen y el Derecho de intimidad de la persona grabada, a parte de la posible comisión del delito vulneración del secreto de las comunicaciones, puesto que la persona grabada y contra la que se piensa utilizar como prueba no ha prestado consentimiento para ello. Pero, también hay que tener en cuenta que no todas las grabaciones son ilícitas.

DIFERENCIAS ENTRE GRABACIONES ILÍCITAS Y GRABACIONES LÍCITAS

GRABACIÓN ILÍCITA: es aquella que reproduce actos de la vida privada de una persona o la familia de esta y que se haya realizado por medios ocultos,(grabaciones no autorizadas o cámaras ocultas).

GRABACIÓN LÍCITA, aquella en la que toma parte el autor de la misma, integrándose en la grabación realizada y figurando en la misma.

Por lo tanto la grabación sera lícita o ilícita en función de quien la realiza y su participación en la misma.

Hay que tener en cuenta que las grabaciones lícitas pueden servir como prueba documental en el procedimiento que sean presentadas. 

En este sentido STC 114/1984 de 29 de noviembre,  denegó el recurso de amparo, señalando que,

el derecho al secreto de las comunicaciones, salvo resolución judicial, no puede oponerse, sin quebrar el sentido constitucional frente a quien tomó parte en la comunicación,… el bien constitucional protegido es la libertad de las comunicaciones, abarcando no solo el proceso de comunicación, sino también el mensaje, no solo el contenido de la conversación sino también la identidad subjetiva de sus interlocutores…”

“quien emplea durante su conversación un aparato que permita copiar aquella conversación, no está violando el secreto de comunicaciones, salvo que se entrara en la esfera intima del interlocutor (recogido en el Art. 18.1 de la CE).

Esta sentencia se ve reforzada por otras de Tribunal Supremo de 11 de mayo de 1994 y de 30 de mayo 1995 entre otras.

Recientemente el TRIBUNAL SUPREMO en STS de 20 de noviembre de 2014 declara respecto a la grabación de una conversación entre dos personas, siendo una de ellas quien estaba grabándola y por tanto participando,  que “no puede considerarse referida a un ámbito propio y reservado que no puedan conocer los demás, porque las dos personas estaban hablando en el ámbito de su actividad, sin que hubiera nada referente a la vida intima de ninguno de los dos.

Por lo tanto, se pueden apreciar dos puntos importantes:

QUIEN GRABA LA CONVERSACIÓN DE OTRO atentaría contra lo dispuesto en el art. 18 CE

QUIEN GRABA LA CONVERSACION CON OTRO, no atenta a ningún derecho  constitucional ni comete delito de vulneración de secreto de las comunicaciones.

 

¿QUÉ (OTROS) REQUISITOS SE DEBEN APRECIAR PARA CONSIDERAR LA GRABACIÓN COMO PRUEBA LÍCITA?

Según las sentencias del Tribunal Constitucional y las del Tribunal Supremo, se consideran válidas las grabaciones que reúnan ciertos requisitos, que se desglosan en concreto en la STS de TRIBUNAL SUPREMO de 19 de abril de 2013, que otorgó validez a una grabación hecha sin autorización del grabado, incluso cuando la grabación se realizó de forma oculta.

Los argumentos que señala esta sentencia, sirven para ver los requisitos para que una grabación oculta tenga validez de prueba plena, como son,

  1. No vulnera el derecho recogido en el Art. 18.3 de la CE, porque no se obtiene por medio de un tercero ajeno a los intervinientes.
  2. Se graba por uno de los intervinientes en la conversación y por tanto puede utilizarla, porque solo se registra una conversación presencial por alguien que tiene acceso legitimo.
  3. Al tener interés uno de los intervinientes, la conversación tendría la misma validez que una conversación mantenida con tercera persona explicando lo sucedido y que se realizara en otro contexto.
  4. Tampoco queda vulnerado el derecho a no confesar o declararse culpable, (art. 24 CE) porque solo se aplica en las relaciones en las que intervenga la autoridad judicial o policial, pero no a las de contexto privado.

Por tanto, si lo grabado son declaraciones del demandado, realizadas de forma extraprocesal, y hechas voluntariamente, la grabación se considerará prueba plena en el procedimiento.

A la vista de lo manifestado en los puntos anteriores y de la jurisprudencia de nuestros más altos tribunales, la grabación se considerará prueba plena de tipo documental (en contraposición con el resto de pruebas, testifical, pericial etc.)

Solo tendrán consideración de prueba documental, las grabaciones obtenidas siguiendo los requisitos fijados por el TS y el TC, referidos anteriormente, descartándose las pruebas obtenidas por un tercero sin conocimiento de los intervinientes en la conversación.

En cualquier caso y como todo medio de prueba, para que sea aceptado o admitida en un procedimiento debe mantener una serie de requisitos:

  1. Debe acreditar sin género de duda aquello que pretende probar.
  2. En las grabaciones de voz se solicita que la grabación sea NÍTIDA Y COMPRENSIBLE, ya que en caso de ser inaudible generará dudas en la parte contraria y en el tribunal, que la inadmitirán para no perjudicar a la parte contra la que se esgrime.
  3. Debe aportarse en el momento de la vista, los aparatos necesarios para reproducir la grabación para poder oírla en el acto de juicio y además aportar una transcripción por escrito de la misma, facilitando una copia a cada parte y se incluirá como prueba documental.
  4. Es conveniente aportar una pericial del audio que se reproduzca, a fin de acreditar que no ha sido manipulada ni cortada, de esta forma se evita que la parte perjudicada con dicha prueba, intente impugnarla.

 

¿HAY QUE AVISAR DE ANTEMANO A LA PARTE CONTRARIA DE LA PRESENTACIÓN DE LA PRUEBA?

La presentación de esta prueba, no tiene por qué ser avisada a la parte contraria, sino que puede ser introducir en el procedimiento cuando se obtenga, siempre que el procedimiento lo permita,

  • En los procesos civiles, solo pueden aportarse como documental cuando así se acuerde por ley, p.ej. en los procesos ordinarios podría aportarse junto con el escrito de demanda y en la Audiencia previa como hecho posterior. En los procesos verbales se podría acompañar igualmente con la demanda o bien en el acto de la vista como hecho posterior.
  • En los procesos penales, sirve tanto para demostrar la inocencia (si la presenta el acusado) como para demostrar la culpabilidad (si la presenta la acusación), siempre que se haya obtenido respetando los requisitos que hemos visto en el apartado anterior y se aporte respetando los parámetros de calidad vistos en este apartado. Debe proponerse en el escrito de defensa y acompañar los medios de reproducción en el momento de la vista. En caso contrario se inadmiten. Es una prueba cuya valoración queda al arbitrio del juez en cuanto a su interpretación.

Siempre tenemos que buscar la obtención legal de la prueba para que sea admitida. En estos procesos se presupone que cuando un interlocutor graba a otro, realmente es porque ha provocado la situación y no se ha obtenido de forma espontanea, que sería la base de una buena prueba, tanto es asi, que debe descartarse si es posible determinar que no fue espontanea.

  • En los procesos laborales, como en el punto anterior, puede ser aportada tanto por trabajador como por el empresario, sobre todo en los momentos de conflicto de trabajadores, notificaciones de sanciones o comunicaciones de despido, respetando todos los requisitos para su obtención y para su presentación que hemos venido analizando anteriormente.

 

¿QUÉ OCURRE CON LAS GRABACIONES DE VÍDEO?

Dado que una prueba de video es mucho mas compleja que la de voz y su admisión deja mucho más patente la posibilidad de injerencia en la privacidad de las personas, es muy importante respetar el derecho de intimidad de la persona grabada, para que puedan ser válidas.

Por tanto no son válidas, aquellas que graben el interior de domicilios o espacios protegidos dentro de lugares  públicos, como lavabos, o probadores etc.

Como hemos comentado anteriormente y al igual que la prueba de voz, debe aportarse el medio técnico para reproducirla en el momento de su práctica, solicitando que se aporte por el juzgado, ya que de no hacerlo suele inadmitirse (STS de 14 de abril 1977).

Los vídeos que sirvan como prueba deben ser:

  1. Puestos a disposición judicial de manera rápida para garantizar la cadena de custodia
  2. Facilitados en soporte digital
  3. Aportados de forma íntegra
  4. Reproducido su visionado en el juicio.

 

¿SON VÁLIDAS LAS GRABACIONES CON CÁMARA OCULTA?

Es una prueba válida siempre que se respeten las formas y reúnan los requisitos que hemos ido viendo a lo largo de esta exposición.

Según manifiesta la jurisprudencia del Tribunal Supremo, para la validez de esta prueba, debe ponderarse en conjunto del resto de pruebas del procedimiento y adaptarse a las circunstancias de cada uno, para valorar la admisión o no de la misma, ponderando lo que tiene mas importancia para esclarecer los hechos, si el respeto al derecho de intimidad o si es valorable no respetar ese derecho en aras de la importancia que tenga el hecho investigado o juzgado.

Por tanto esta prueba no tiene las mismas garantías de ser aceptada que las anteriormente vistas.

Este tipo de medio probatorio es válido siempre que se obtenga en la forma descrita en este estudio y siempre que se presenten al juzgado en la forma anteriormente vista.

 

¿CÓMO GESTIONAR LA SITUACIÓN EN ESTOS CASOS?

Si te enfrentas a una situación en la que no terminas de tener claro si las pruebas con las que cuentan pueden ser – o no – admitidas en un juicio, tienes que tener en cuenta muchos aspectos para que no termines siendo tú el que incurre en un delito por mostrar esas posibles pruebas con las que cuentas. 

Por tanto, la habilidad del Departamento Jurídico en la obtención de pruebas será fundamental para garantizar el éxito del procedimiento. Por eso, nuestro departamento Jurídico y nuestro equipo de Abogados estudia cada procedimiento de forma única. Disponer de un buen abogado que pueda probar que las grabaciones de vídeo o audio pueden constituir pruebas suficientes y necesarias se hace indispensable. Nuestra asesoría cuenta con un servicio jurídico especializado en este tipo de casos donde las pruebas van más allá de los papeles. No dudes en consultarnos para obtener más información. Podemos ayudarte.

Josefina Moreno

Abogada Asesoría Edac



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies